lunes, 11 de julio de 2016

La Cadena de Suministro y el Juego de la Cerveza

La cadena de suministro, o supply chain es el conjunto de procesos, personas, organizaciones, actividades, logística e información involucrados en la provisión de un producto. Esto incluye desde nuestro proveedor hasta nuestro cliente final. El reconocido consultor sobre logística David Blanchard la define como "La secuencia de eventos que cubren el ciclo de vida entero de un producto o servicio desde que es concebido hasta que es consumido.". Como puede observarse, la cadena de suministro se puede definir para la manufactura de bienes tangibles como para provisión de servicios (intangibles).

Como toda 'cadena', está compuesta por eslabones. Hay flujo dinámico de información y recursos de un eslabón a otro, en ambos sentidos. Todo eslabón es producto final del anterior, e insumo para el siguiente. Todos los pasos involucrados tienen como objetivo final satisfacer al cliente, ni más ni menos. Esta marcada orientación al cliente requiere de la participación de todas las partes afectadas, incluyendo actores internos (producción, marketing, ventas) y externos (proveedores, distribuidores). La cadena de suministro no se rige únicamente por oferta y demanda externas, la del mercado, sino que internamente también existen ofertas y demandas, necesidades que satisfacer entre un eslabón y otro.


Administración de la Cadena de Suministro (SCM)


La Administración de la Cadena de Suministro (SCM por Supply Chain Management) incluye todas las actividades de planificación, implementación y control de la cadena de suministro. Lo realiza a través de tres procesos macro claves: administrar la relación con el proveedor (SRM), administrar la cadena de suministro interna (ISCM) y administrar la relación con el cliente (CRM).
  • La Administración de la Relación con el Proveedor (SRM por Supplier Relationship Management) contempla todas las actividades de selección y evaluación de proveedores, negociación y compras. Los proveedores son partners, son socios del negocio. Debe existir una relación de estrecha confianza con ellos, y nosotros como clientes debemos participar en sus procesos de diseño y de logística para que se adapten a nuestra necesidad.
  • La Administración de la Cadena de Suministro Interna (ISCM por Internal Supply Chain Management) incluye todos los procesos estratégicos de planificación y verificación del cumplimiento de pedidos.
  • La Administración de la Relación con el Cliente (CRM por Customer Relationship Management)  abarca a los procesos de ventas y atención al cliente, desde el marketing y publicidad hasta el soporte posventa.
El éxito de la SCM radica en una gestión correcta de los procesos de distribución, de la información entre procesos y de los inventarios.

Como en toda cadena productiva, existen dos metodologías posibles. Una es producir sin conocer la demanda, 'empujando' productos hacia el cliente (push). La especulación y los pronósticos juegan un papel trascendental aquí. La otra alternativa es producir bajo demanda del cliente; el cliente 'tira' del proceso (pull). Aquí sólo se produce lo que el cliente precisa, ni más ni menos (ver Just In Time: sólo lo que se necesita, en las cantidades que se necesita y en el momento que se necesita).

Uno de los principales desafíos de la SCM es poder amortiguar la variabilidad en la demanda. 

El 'Efecto Látigo'


Está claro que la demanda del cliente varía constantemente, nunca es estable. Tampoco  el cliente suele ser muy previsor. La complejidad introducida por los numerosos eslabones de la cadena de suministro hace aún más difícil abastecer esa demanda de manera armónica, adaptándose dinámicamente. Aparece generalmente un efecto en las cadenas de distribución, conocido como 'Efecto Látigo' (Bullwhip Effect) o Efecto Forrester. La demanda oscilante del cliente entra 'como un látigo' y produce una oscilación creciente aguas arriba. Esta oscilación impacta de manera diferenciada en los distintos procesos y eslabones de la cadena, produciendo generalmente errores de previsión. Por seguridad, frente al miedo de quedarse sin inventario ante una demanda creciente, se recurre a un stock de seguridad. Luego la demanda baja y nos queda un sobrestock, que introduce costos innecesarios. Esta oscilación de demanda impacta de abajo hacia arriba (mirando desde el cliente final), e incluye a comercios minoristas, distribuidores, mayoristas, fabricante, y proveedores.

El Juego de la Cerveza


El Juego de la Cerveza (Beer Game, en inglés) es un juego utilizado habitualmente para simular una cadena de suministro de manera práctica, en donde se ponen de manifiesto de manera virtual todos los inconvenientes que pueden surgir. Aquí se pueden observar con claridad fenómenos como el Efecto Látigo mencionado, la aparición de cuellos de botella, los errores de previsiones, etc.

Existen numerosas aplicaciones y literatura al respecto. En particular, recomendamos el ejemplo que brinda Peter M. Senge en su libro "La Quinta Disciplina", muy bien descrito y sumamente didáctico. En él se detalla cómo la cadena de suministro de una pequeña marca de cerveza local se ve afectada por la variante demanda de los consumidores, afectando las previsiones del minorista, el mayorista y el responsable de marketing de la fábrica. Para facilitar el entendimiento, el autor brinda gráficos en donde se observan las variaciones de inventario de cada uno a medida que se va avanzando en el caso.



Otros artículos relacionados


No hay comentarios. :

Publicar un comentario